Il·lustracions

Germán Ycobalzeta


Esa noche miró las estrellas.
– Ese es el Carro Grande…
– Nunca sé si la estrella polar se encuentra alargando cuatro veces la distancia de las estrellas que forman el mango del carro o alargando tres veces la distancia entre las dos últimas estrellas de detrás de la caja del carro…

«