Entrevista a Judit García

La escuela Ágora es uno de los centros que ha implantado de manera progresiva la PictoEscritura en todas las aulas de Primaria.

Los niños y niñas que han seguido este método han desarrollado su creatividad, han aprendido a trabajar en equipo, a escuchar a los demás, a respetar todas las ideas y escribir siguiendo una estructura.

Después de dos cursos, la maestra Judit García, comparte con nosotros cómo ha sido su experiencia en el aula con esta metodología.

 

¿Qué te llevó a ser maestra?

Cuando llegué a Cataluña, yo tenía 8 años, tuve la suerte de tener unas maestros que me ayudaron mucho, así que yo quería ser un poco como ellas.

Para mí, venir a la escuela cada día es mantener esa parte de niño siempre presente, despierta e ilusionada.

 

¿Crees que tu manera de dar clase ha cambiado después de poner en práctica la PictoEscritura?

Con este método he redescubierto el dibujo como herramienta de trabajo: el resultado es satisfactorio, ya que los alumnos lo ven como una forma natural de expresarse y la motivación está asegurada.

El PictoEscritura es un puente de comunicación muy potente entre maestros y alumnos.

 

¿Qué cambios has visto a los alumnos tras la PictoEscritura?

Los alumnos han ganado seguridad a la hora de hablar y exponer sus ideas al grupo. Ante las opiniones de otros compañeros se muestran más respetuosos, entienden que todas las opiniones son válidas. Personalmente, creo que se han convencido de que son creativos y nos lo quieren mostrar.

 

¿En qué crees que puede ayudar a la PictoEscritura a los niños y niñas de cara a su futuro?

El hecho de que la PictoEscritura potencie el trabajo en grupo, la escucha activa, el compartir ideas, la negociación, el sentido crítico, la colaboración … Serán herramientas que les acompañarán positivamente en adelante. Si añadimos que los alumnos deben escribir partiendo de un interés tan estimulante como es una historia creada por ellos, incorporan además el placer de leer y de escribir. Y cuando más lo hacen, mejor salen.

 

¿Piensas que la PictoEscritura propone una nueva manera de entender la educación? ¿Ha cambiado tu manera de dar clase?

La PictoEscritura abre la mirada a todos los alumnos a nadie deja excluido ni al margen. Este hecho hace que todos se puedan sentir partícipes de su propio proceso de aprendizaje, atienden las diferentes singularidades. Posiblemente ahora hablo menos yo y hago las preguntas más ajustadas y adecuadas para que los alumnos saquen sus propias conclusiones. Y, sobre todo, nos reímos mucho.

No hay comentarios.

Deja un comentario